Tras el conocido showrooming, llega otra tendencia al comercio electrónico conocida como dropshipping. Se trata de vender productos online sin tener el producto y ni siquiera llegarlo a ver o tocar. Son comercios que venden en la red sin tener una estructura física, es decir, no tienen un espacio físico ni poseen ni envían productos. Cuando tienen pedidos, los encargan y pagan directamente al mayorista, que es el que los envía al cliente final. Por tanto, estamos ante intermediarios que ponen en contacto mayoristas, fabricantes o, incluso, minoristas con los consumidores.

Es una intermediación que genera valor para todas las partes. El mayorista accede a una clientela que de otra forma no accedería (puede empezar a vender online por este método si no tiene conocimientos o no quiere realizar inversión). El consumidor puede conseguir productos a los que de otra manera no podría acceder o que tienen mejores precios (al eliminar algún que otro intermediario). Para el emprendedor del comercio electrónico es una manera de vender y aportar valor con mínimo riesgo dada la poca infraestructura que tiene que arriesgar: el desarrollo web y la comunicación. ¿Qué os parece esta forma de emprender?

Tendencias en el comercio electrónico: el dropshipping
Etiquetado en:                                                        

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Linkedin