Esta frase la he oído muchas veces entre algunos empresarios que, tras montar una tienda online y gastarse varios recursos en ello, ven que no venden nada o prácticamente nada. Lo más fácil es decir que “la gente no compra online” y que “es una pérdida de recursos y tiempo“. Efectivamente así es, pero no porque la gente no compre en Internet, sino porque se han obviado pasos claves en el lanzamiento de la tienda online.
Muchas veces no vemos mucho más allá de lo que tenemos delante y nos pensamos que una web en Internet funciona sola y que, con el mero hecho de publicarla, ya me van a encontrar mis clientes y se va a posicionar sola en los buscadores. Esto, entre los profesionales que nos dedicamos de alguna manera a ello, es una perogrullada de escándalo. Pero para el empresario medio español, ese autónomo que tiene una pequeña pyme, no lo es. 
Muchos incautos hacen caso de los anuncios que ven en la televisión o del amigo que hace páginas web y se montan la tienda online por que así creen que venderán por Internet porque claro, ¡fíjate toda la gente que entra en Internet! ¡Un amigo de un amigo me ha dicho que la montó y se está forrando! El chasco se lo llevan cuando ven que no venden nada, que se han gastado (o se están gastando) un dinero que no les está sirviendo para nada.
Algunos trabajan bien y, cuando les viene un empresario pidiendo que les haga una web o tienda online, les advierten que para recuperar esa inversión hay que hacer algo más que la web. Hay que invertir en marketing online: en SEO, en SEM, en redes sociales, en contenidos propios (vídeos, blog…), etc. Eso que la mayoría de pequeños empresarios no tiene porqué saber y que, sin ello, la tienda no se va a posicionar, no la va a a conocer nadie (excepto amigos y clientes que ya nos compran). Y, aún así, no tiene porqué funcionar: el proyecto tiene que estar bien planteado y tener un plan viable.
Al final, sacar al mercado inmenso que es Internet una tienda online es incluso más difícil que montar una tienda física en tu localidad. Hay mucha más competencia y es, en general, mucho más competitiva. Cómo en todo negocio “físico“, a parte de diseñar y preparar un local (lo que online sería la tienda o web), debes invertir en marketing para que te conozca, si no nadie va a saber que estás ahí. Y eso no es fácil y requiere mucho trabajo. Por eso, algunas tiendas online no funcionan y no es porque la gente no compre en Internet lo que tú vendes si no porque se han obviado fases clave en el proceso
“No vendo nada. Montar una tienda online no tiene sentido para una pequeña pyme”
Etiquetado en:                                    

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Linkedin