Para gestionar adecuadamente tu marca personal, antes de nada hay que dedicar un tiempo (si no lo has hecho ya) a autoanalizarte, es decir, identificar quién eres, aquello que te gusta (y lo que no), aquello que haces razonablemente bien o mejor que los demás, qué quieres, cómo lo quieres hacer y, para mi lo más importante, en qué crees o cuál es tu causa, es decir, porqué haces lo que haces y no otra cosa. Descubrir todo esto es un paso clave para poder construir y gestionar una marca personal que nos ayude a conseguir nuestros objetivos profesionales.

Muchos de nosotros (por no decir todos) sabemos qué hacemos; algunos (esto ya no tantos) sabemos cómo lo hacemos, lo que nos hace diferentes y distintos a los demás; muy pocos (es realmente difícil) saben porqué lo hacen y, lo que es peor, algunos ni siquiera tienen una causa o creencia. Estamos tan metidos en nuestro día a día que nunca nos paramos a pensar sobre lo que somos y eso nos hace titubear y dar “bandazos” cuando se trata de comunicar nuestra marca, algo que generará desconfianza en los demás. O peor aún: nos lo inventamos o dejamos que los demás lo decidan por nosotros, lo que nos conducirá a un callejón sin salida donde se descubrirá que nuestra marca personal no es auténtica, no se ajusta a nuestra identidad y, por tanto, estaremos creando un personaje, no una marca personal.

Marca Personal y el Círculo de Oro

El Cículo de Oro de Simon Sinek, explicado por www.pureleverage.com

No se trata precisamente de echarle imaginación ya que, como bien dice el refrán, “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo“, con el riesgo de echar a perder tu reputación. Además de aportar valor y comunicarlo, es necesario que tu marca personal dé confianza a los demás y transmita credibilidad. La forma de generar esa confianza y credibilidad no es otra que ser auténtico y, para serlo, es necesario hacer ese análisis personal profundo. Para no “vender humo” debes reflexionar sobre:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué quiero ser?
  • ¿A qué aspiro?
  • ¿En qué destaco/soy diferente?
  • ¿Por qué hago lo que hago?
  • ¿Qué problema resuelvo con lo que hago?
  • ¿Importa mi trabajo? ¿Dejo huella?

Especialmente importante es responder a la pregunta “¿Por qué hago lo que hago?”. La respuesta debería ser una creencia, un propósito o una causa que te mueva a dedicarte a lo que te dedicas y es, en esencia, lo que debería inspirar la redacción de tu visión en el plan de marca personal, que no difiere mucho del business plan que haría una empresa al iniciar su negocio y que deberá ir cambiando a lo largo de su aventura empresarial. Una vez que tenemos identificada esa parte, podemos analizar cómo vamos a aportar valor y cómo lo vamos a comunicar, siempre teniendo presente qué es lo que nos mueve y nos va a hacer levantarnos cada mañana de la cama. Para entender mejor este concepto, recomiendo ver el vídeo de una charla TED que dió Simon Sinek sobre el Círculo de Oro, dónde explica muy bien qué significa definir y comunicar el porqué de una marca para liderar.

Descubre tu marca personal

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Linkedin