Ya hablé hace unos meses sobre el marketing móvil en tiendas físicas y el fenómeno del showrooming. Para los que no estén familiarizados con este concepto, se trata de una práctica que se está extendiendo entre los consumidores y que consiste en ir a la tienda a ver el producto (y probarlo) y luego comprarlo desde Internet a través de tiendas online. Sobretodo se da en tiendas de moda y zapatos. Miran en la tienda que les gusta y cómo les queda y después compran por Internet, dónde pueden comparar precios, servicios, etc. con más calma. Para las tiendas físicas tradicionales es un problema ya que suelen ser (no todas) más caras, debido principalmente a los mayores costes que tienen que soportar respecto a una tienda online o un gigante tipo Amazon. Entonces, ¿cómo se puede combatir el showrooming?

Ideas para paliar este fenómeno he escuchado muchas. Algunas tan “ingeniosas” como cobrar entrada por entrar en la tienda o cobrarte si no te llevas nada. Para mí, más que una solución sería cargarse el negocio directamente, a no ser que tu tienda venda productos de lujo (que no suele ser el caso). No va a entrar nadie a mirar, lo que repercutirá negativamente en las ventas por impulso, tan necesarias en este tipo de tiendas (y más ahora).

En el artículo que publiqué hace unos meses dí una pequeña solución como es tener tu propia tienda online (adaptada al móvil, por supuesto) para que en el momento que decidan, también aparezca tu opción. Si no estás online y tus precios no son competitivos en tu tienda física, estás fuera. Para combatir el showrooming es necesario ser una opción competitiva también en la red. ¿Ser tan barato como otros? No todo es el precio. Precisamente es en el servicio diferenciado que se pueda ofrecer dónde el consumidor estará dispuesto a pagar más. Por cierto, hay una ventaja competitiva importante que a veces se olvida respecto a tiendas online que no tienen tienda física en tu localidad: resulta que tu cliente, que ha ido por tu tienda, te conoce, sabe dónde estás y sabe que si tiene un problema puede ir a reclamarte. Vamos, lo que en la calle se conoce como “sé dónde vives”.

Muchas tiendas tradicionales ya han entendido que hay que estar online también para no perder ventas. Y sus políticas de precios están cambiando, reduciendo márgenes para vender más (optimizando costes, claro) y competir en un mercado en el que aunque tu tienda sea la única de la población, también compites con otras de fuera que están online y venden lo mismo que tú y en el mismo lugar. Muchos siguen diciendo que no vender por culpa de la crisis, pero el público joven (y no tan joven) cada vez está más acostumbrado a comprar mediante showrooming.  Los hábitos cambian y los negocios deben cambiar con ello y, si no, están fuera.

showrooming

showrooming

Cómo combatir el showrooming
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Linkedin